Las máquinas de carga suspendida son fácilmente integrables en procesos en línea debido a su sistema de carga de la pieza. Como su nombre indica, las piezas van suspendidas en el aire mediante un polipasto que circula por un carril, que bien puede ser único para la máquina o una línea de proceso continuo.

La máquina se compone de un cajón de granallado cubierto por chapa de acero antidesgaste, así como de gomas antiabrasivas en las puertas. Las piezas se colocan pendientes de un gancho, bien manualmente bien mediante robot, y las piezas pequeñas pueden ir a granel en cestas preparadas a medida. El gancho con las piezas entra dentro del cajón, quedando el polipasto y el carril fuera del mismo. Las turbinas van instaladas de cara a la pieza, que efectúa un movimiento de vaiven y que gira sobre su eje vertical para que proyecte bien en toda la superficie. El número de turbinas y su colocación variará dependiendo del tamaño de las piezas, así como la potencia de las mismas. Una vez concluido el proceso de granallado, la pieza saldrá para quedar a disposición del operario.

Menú