Las granalladoras de tablero articulado son equipos muy versátiles que pueden ser de dos tipos, dependiendo del material con el que se fabrica el tambor; pueden ser metálicos para piezas de gran peso o volumen, o con recubrimiento de goma para piezas más pequeñas.

Estas máquinas se comprenden de un cajón de granallado en el que hay un tambor en forma de C inclinada, en el que se cargan las piezas a tratar. Esto se puede hacer o bien manualmente o mediante un skip de carga automático, para facilidad del operario. Una vez las piezas están dentro del tambor, este empieza a girar, creando un movimiento fluido de las piezas en su interior. A su vez, las turbinas situada en la parte superior proyectan el abrasivo sobre las piezas en movimiento. El efecto de choque entre piezas a la vez que el chorro de abrasivo logran un buen acabado en las piezas. Una vez terminado el ciclo, las piezas se descargan mediante el propio movimiento del tamboral al hacer un giro inverso. Estas piezas se pueden descargar al propio skip o a un vibrante para su fácil recogida.

Menú